En Suecia, para la mayoría de sus habitantes, las Pascuas se han convertido en una festividad que, lejos de representar un periodo de abstinencia o mortificación, invita al descanso.

Tanto las casas como las calles o las tiendas, son decoradas con narcisos amarillos de Pascua y ramas con plumas.

En el pasado, al instaurarse el Luteranismo, los primeros sacerdotes intentaron acabar con las costumbres instauradas por la Iglesia Católica, como la abstinencia y el ayuno. Algo que no resultó como esperaban sino que por el contrario acentuó esta idea de sacrificio. De hecho, algunas generaciones atrás consumían pescados y quesos salados el Viernes Santo con el único propósito de asemejar la sed que Cristo padeció en la cruz. Incluso, hoy en día hay gente que no consume leche o nata ni siquiera en su café el Viernes Santo. El objetivo era crear una atmósfera tan triste como fuera posible.

El Sábado de Gloria, por el contrario ha llegado a ser el polo opuesto del Viernes Santo, es decir, el día en que la mayoría de las familias organizan comidas abundantes y donde los huevos no pueden faltar.

 

Las brujas de Pascua (påskhäxor) o viejitas de pascua (påskkärringar)

Posiblemente las veas, cafetera en mano, correteando por las calles con sus faldas largas y pañuelos en la cabeza,  en busca de dulces o monedas. Esta tradición moderna surge de una antigua creencia sueca, que sostiene que era durante la Pascua que las brujas volaban a la Colina Azul para encontrarse con el diablo.

Hoy en día a pesar de haberse convertido en una suerte de “truco o trato” para los niños, aún se conserva en el oeste del país restos de esta antigua creencia sobre brujas, de hecho, es común encontrar hogueras en los campos o escuchar disparos en la noche del sábado de Gloria. Ya que, como todos sabemos, tanto el fuego como los truenos son ideales para mantener a las bujas a raya.

 

Påskkärringar

Påskkärringar

 

Ramas de Pascua y Las Ramas de Cuaresma

Las Ramas de Pascua, son una de las tradiciones que aún se mantiene y sigue creciendo en nuestros días, al igual que el Árbol de Navidad y el Palo de mayo, pero son en realidad costumbres muy antiguas que se han ido transformando.

Antiguamente, las ramas de abedul se solían llevar a casa al acercarse la cuaresma con la idea de que, al calor del hogar, empezaran a florecer, y conseguir así algunas hojas verdes durante la Pascua.

Las Ramas de Cuaresma, sin embargo no tenían hojas y su fin era que se utilizasen para flagelar o golpear. Una vieja costumbre que se llevaba a cabo en la mañana del viernes Santo dentro de las familias, dónde quién se levantaba primero tenía el derecho de golpear a los demás, todo en pos de recordarles el sufrimiento de Cristo.

El dato curioso es que ésta práctica de darse “ramazos” entre jóvenes era también una extraña forma de coqueteo, que se usaba también en otras épocas del año.

Hoy, por suerte, no sólo existe Tinder, sino que además, las ramas sólo se utilizan para decorar las casas y se les han añadido plumas para hacerlas aún más coloridas.

 

Huevos Decorados

Huevos Decorados

 

Huevos de Pascua

Más allá del significado religioso o la interpretación simbólica que se le pueda llegar a dar a los huevos de pascua, esta costumbre tiene sus orígenes en el campesinado sueco.

Antiguamente, durante el periodo de cuaresma tanto la carne como los huevos eran productos que no se podían consumir, pero no por ello las aves dejaban de producirlos. Por tanto, los huevos eran almacenados en el sótano de las granjas hasta tanto finalizara la cuaresma, convirtiéndose en el ingrediente principal del menú del Domingo de Pascua.

La costumbre de pintar los huevos surge en el 1700  en el sur de Suecia, y se los solía enviar como presente a los empleados y amigos.

Los huevos de porcelana o vidrio se convirtieron en un regalo típico de la clase alta y estas piezas de arte en miniatura aún se venden en muchos países de Europa Central.

 

Conejos de Pascuas

Conejos de Pascuas

 

El Conejo de Pascuas (Påskharen)

El Conejo de Pascuas no es más que una de las tantas tradiciones que fueron adoptadas de Alemania, donde ya desde el siglo XVII existían referencias de este personaje. En Suecia, comienza a aparecer a principios del 1900 y sólo en los hogares de aquellas familias alemanas se escondían huevos para que fueran encontrados por los niños.

Si te interesa saber más sobre la vida y la cultura sueca, no te pierdas la oportunidad de recorrer la ciudad con nuestros FREE TOURS ESTOCOLMO en ESPAÑOL

 

[Total: 3   Promedio: 5/5]