Si acabas de llegar a Suecia o estás planeando hacerlo, debes saber que hay dos palabras que escucharás ni bien pongas un pie en territorio sueco y una que leerás hasta el hartazgo (aunque aprenderás a amarla).

Hej” y “tack” deben ser de las palabras más usadas en el lenguaje sueco. La primera, suena algo así como “jei” y significa “hola”, y la segunda suena tal cual se lee (¿O ESCRIBE?) y significa “gracias”.

Ahora, la tercera palabra que verás por doquier, si prestas atención -ya habrás adivinado-, será FIKA. Se pronuncia igual que se escribe y significaría “merienda”, “bocado”, “refrigerio” y “tentempié”, entre otras cosas. Pero, lo cierto es que fika es mucho más que eso, y de hecho los suecos prefieren no traducirla.

Kanelbullar, Rollo de Canela

Kanelbullar, Rollo de Canela

“Tomar un fika” o “hacer un fika” es mucho más que parar a tomar un café (la bebida más consumida por los suecos, después del agua) y comer un rollo de canela (kanelbullar), por ejemplo.  Es una excusa para socializar, para juntarse con amigos, compañeros  o familia y conversar. Compartir más que una infusión, celebrar los vínculos, afianzarlos o, ¿por qué no?, crearlos.

El fika ocupa un lugar importante en la vida de los suecos, tal es así que lo han incorporado a su lenguaje en forma de verbo.  Los suecos no dicen que se reúnen a tomar un café y conversar, los suecos usan el verbo FIKAR.

Varias veces, al intentar definirlo, he escuchado decir: “¡Ah! ¡Sería como el té de las 5!”, pero no, no exactamente. El fika es una tradición que va más allá del tiempo y el lugar. Se puede “fikar” a cualquier hora y en cualquier lugar, con café, té o infusiones frías y casi siempre acompañado de algo dulce o “en maka”,  la forma sueca de decir “un sándwich”.

Y bien, ya se los había advertido: amarán el FIKA tanto como yo ni bien sepan de qué va la cosa

 

 

[Total: 8   Promedio: 5/5]