Y si, así es. Lo que voy a decirte posiblemente no sea una revelación, pero sin dudas es algo que debes tener en cuenta al momento de planificar una visita a Estocolmo en invierno.

Aquí mi lista:

Punto uno: La ropa de abrigo nunca es suficiente. Nunca lo es ni lo será.

Lo que te recomienda una “no sueca” es que vengas en plan cebolla, y trates de traer alguna chaqueta impermeable. No importa como veas vestidos a los suecos o lo que diga el  pronóstico. Créeme, he visto gente en camiseta con 7 grados y chicas tomando sol en bañador en el parlamento con algunos grados más. Después de años entendí que simplemente son sobrenaturales.

¡Es más! Hay un dicho sueco que dice algo así como que no es mal tiempo, sólo ropa mala (Det finns inga dåliga väder, bara dåliga kläder). MENTIRA! El frío existe y lo mejor es tener ropa que puedas ponerte y sacar fácilmente porque todo está muy bien calefaccionado.

Punto dos: El hielo es horrible. No te dejes encandilar por la pureza de la nieve.

Todos venimos con la idea romántica de que la nieve es preciosa, súper blanca, pura, mullida, casi acogedora. Todos soñamos con una chimenea, leños, un paisaje nevado y cosas por el estilo. En fin, lo que nadie te dice es que caminar en la nieve es engorrosamente difícil, y que muchas veces debajo de la nieve hay hielo (o viene después, pero ahí lo ves!), y con el hielo –casi inevitablemente- vienen las caídas. No creo que sea necesario aclararlo, pero de ahí a los moretones y los huesos rotos hay un pasito no más.

Mi consejo “no sueco” es que intentes caminar como pingüino. Si, como lo lees. El cuerpo inclinado hacia adelante, nunca recto y pasitos cortos. Los suecos lo hacen. Yo aún lo intento.

Punto tres: Los calcetines son tan importantes como el resto de tu guardarropa.

Nunca creí que lo diría, y hay quienes discuten en el mundo de la moda acerca de esto, pero en Suecia no serán un detalle irrelevante en tu outfit. ¿Por qué digo esto? Más allá de tener calcetines que abriguen, deberás tener en cuenta que aquí en muchos sitios te pedirán que te quites los zapatos al entrar, así que mejor dejar en casa esos calcetines agujereado súper calentitos que te encantan.

Calcetines

Calcetines

 

Punto cuatro: La mejor forma de conocer una ciudad como Estocolmo es caminarla. Si, también con temperaturas bajo cero.

Todas las ciudades se conocen mejor si tienes la oportunidad de caminarlas, incluso en invierno. Ojo! No digo que mueras congelado o no disfrutes del arte del metro, ya que por algo el Metro de Estocolmo se ha ganado el título de “La Galería de Arte más larga del mundo”. Lo que digo es que no deberías perderte la oportunidad de descubrir la ciudad con nuestro Free Tour en Estocolmo en ESPAÑOL. Podrás recorrer con nosotros la ciudad y conocer las historias detrás de los edificios más representativos de la Suecia Moderna con nuestro Free Tour por Estocolmo. O si lo prefieres, puedes acompañarnos por las callejuelas medievales del Casco Antiguo de Estocolmo para conocer más acerca de los primeros habitantes con nuestros Free Tours por Gamla Stan en ESPAÑOL.

Punto cinco: Estocolmo es una ciudad preciosa, SIEMPRE.

No importa cuando decidas visitar la capital sueca o por cuánto tiempo lo hagas, Estocolmo siempre tendrá algo nuevo para ofrecerte. ¿No me crees? ¡Ven! Te aseguro que volverás a casa enamorado de ésta ciudad.

 

 

[Total:6    Promedio:5/5]